¿Cómo se forma una nube?

Antes de analizar los tipos y clases de nubes, debemos contestar a la pregunta de cómo se forma una nube. Como resumen, podemos decir que las nubes se forman debido al enfriamiento del aire, mediante el proceso de condensación de las partículas diminutas de vapor de agua o de cristales de hielo, que ascienden hacia la atmósfera debido al proceso de evaporación.

De esta forma, se unen con los llamados «núcleos de condensación», que son partículas que se encuentran en la atmósfera, como polvo, polen, cenizas, entre otras. Estas partículas cumplen una función esencial al facilitar la formación de las gotas de agua que forman a las nubes.

Estas partículas son tan pequeñas, que se mantienen elevadas con corrientes de aire verticales leves. Entonces, se mantienen suspendidas. Dependiendo de la temperatura en la que se efectúe este proceso, dependerá también de la formación de la nube y sus características.

Por ejemplo, cuando el proceso de condensación se produce a temperaturas inferiores a la de congelación, las nubes serán formadas por finísimos cristales de hielo, mientras que si se genera en aire mas cálido, se formarán a partir de gotas de agua.

El movimiento, la inestabilidad, las características meteorológicas y las corrientes de aire, también afectan a la formación de las nubes.

En el caso de aquellas que se forman en condiciones de aire en reposo, se presentarán en forma de capas y presentando cierta densidad. Mientras tanto, las que se formen entre muchas corrientes de aire y vientos fuertes, pueden presentar gran densidad y tener un gran desarrollo vertical.