Nubes Kelvin-Helmholtz

Estas extrañas nubes aparecen fugazmente en el cielo. Se crean por la interacción entre dos capas de aire que se mueven a velocidades distintas y que tienen diferente densidad y temperatura.

Se pueden formar en cualquier altura, desde nivel del suelo hasta la elevación de un avión, de hecho traen consigo turbulencias agitadas.

Estas «olas celestiales» son tremendamente difíciles de avistar y se producen cuando, en la interfaz de dos fluidos, la capa de abajo es más densa o lenta que la de arriba. Sin embargo, aunque tengáis la suerte de verlas, este efecto solo dura unos instantes, por lo que no debéis apartar la vista hasta que haya desaparecido.